La Sala I de la Cámara del Crimen de Paraná...

06/02/2010

...condenó a la pena de un año de prisión condicional al oficial inspector de la Policía Gustavo Viola, por adulterar las firmas de testigos en dos actas judiciales correspondientes a la investigación de hechos delictivos. Por las irregularidades detectadas, tales causas no se pudieron avanzar ni juzgar a los culpables.

condenó a la pena de un año de prisión condicional al oficial inspector de la Policía Gustavo Viola.Esta semana, se inició el debate oral y público ante el tribunal integrado por Hugo Perotti, Ricardo González y José María Chemes.

Tras finalizar la etapa de testimonios y alegatos, el fiscal de Cámara Juan Carlos Almada reclamó tres años de prisión condicional para el policía, en tanto que sus defensores plantearon la absolución.

En la jornada de ayer se conoció el adelanto de sentencia que declaró culpable al oficial de la policía.

El martes 9 se darán los fundamentos de la sentencia por la que, como ya se sabe, los integrantes de la Sala no sólo considerarán necesario condenar penalmente al policía, sino también dejar un claro mensaje a la fuerza de seguridad, que no se puede ser tan poco serio y desprolijo en la confección de actas judiciales de hechos delictivos, ya que muchas veces las causas, se caen por la propia inoperancia policial que provoca planteos de nulidad de los abogados defensores de los acusados de ilícitos.

En el juicio se conoció que Viola fue acusado de dos hechos cuando prestaba servicios en la comisaría octava de la capital entrerriana.

En una de las causas, fue absuelto, en tanto que en la segunda se lo encontró culpable de haber avanzado con la Falsedad ideológica de instrumento público.

Las dos tienen un denominador común: el personal policial acudió a cubrir un hecho delictivo e intervino en el inicio de la investigación realizó las actas correspondientes, en la cuales, ante la ausencia de testigos, recurrió a los uniformados para dar crédito a lo que se estaba ejecutando.

Pero las causas por tentativas de robos no pudieron llegar a ser sustanciadas, porque los abogados defensores de los acusados plantearon la nulidad de la actas, habida cuenta que se estableció que las firmas de los policías que actuaron como testigos, sencillamente, habían sido adulteradas.

Por más que parezca, una minucia, este tipo de vicios, se reitera en innumerables oportunidades en la Policía, y en muchos casos, los jueces hacen vista gorda a los reclamos de adulteración de firmas por entender que son cuestiones de forma y no de fondo.

En esta oportunidad, el tribunal dio un nuevo mensaje claro a la Policía: que no se permitirán tales situaciones, por más mínimas que sean o parezcan.

Por la causa que se condenó a Viola, se conoció, que a dos uniformados que habían participado como testigos en la causa contra Sergio García y Miguel Britos –quienes habían sido acusados de la presunta comisión de un Robo simple en grado de tentativa–, se les falsificó la firma.

La causa avanzó en el juzgado Correccional y en la misma se debió anular el juicio frente a los pedidos de los defensores. Enviadas las actuaciones a la agente fiscal en turno, se estableció que Viola había sido el responsable de firmar las actas en nombre de sus compañeros.

En el juicio, los policías que acudieron al hecho delictivo con Viola informaron que si bien presenciaron el inicio de la causa, sin embargo debieron confirmar que las firmas existentes no correspondían a ellos. Viola, comprometido, optó en todo momento por abstenerse de declarar.

Para la Justicia, “se colige que el encartado, confeccionó documentos públicos parcialmente falsos, insertando declaraciones falsas relativas a la presencia de testigos, al consignar en las actas de inspección judicial y secuestro, así como el croquis, la presencia de testigos de los funcionarios policiales Agustín Loza y Ángel Rivero; y dichas falsedades tuvieron potencialidad perjudicante, en tanto sirvieron de base al proceso penal que se siguió contra Sergio García y Rafael Britos por la presunta comisión del delito de Robo simple en grado de tentativa”, reza en el pronunciamiento de elevación a juicio.

En el mismo, también se destacó: “El oficial inspector de la Policía, es quien debe hacer valer el acto haciéndose responsable de ejecutar las actas ajustadas a derecho, ya que se trata de actos públicos”.

Los abogados defensores Miguel Cullen y Miguel Retamoso, pese al esfuerzo técnico por demostrar la inocencia del policía, no alcanzaron a lograr que los camaristas entendieran las razones de urgencia y cuestiones administrativas que en nada alterarían la causa madre.

En la cuerda floja. Por tal la situación, el diamantino Viola de 36 años, quien se encuentra en estado de disponibilidad en la fuerza, deberá ser expulsado de la Policía en caso de quedar en firme la condena, .

También, se sabe de antemano, la Sala I, enviará un claro apercibimiento a la Policía, para que imponga las medidas necesarias y adecuadas para que este tipo de irregularidades no se repitan.


 Fuente:  (Radio La Voz)
Desprolijo. Al oficial inspector Gustavo Viola se le impuso una pena de una año de prisión condicional
Condenaron a policía por falsificar las firmas de actas judiciales
 

 
Leyas, investigaciones documentales
  • Aragón
  • Baleares
  • Cataluña
  • Galicia
  • La Rioja
  • Navarra
  • Pais Vasco

¿Te gustaría trabajar con nosotros?

Envíanos tu currículum.

RSS

 

Síguenos en: