FALSIFICACIÓN DE MONEDA Y EFECTOS TIMBRADOS

Fecha: 20/04/2010

Tribunal Supremo Sala II de lo Penal. Sentencia 220/2008, de 28 de mayoPonente: FRANCISCO MONTERDE FERRER
 

En la Villa de Madrid, a veintiocho de Mayo de dos mil ocho.

En el recurso de casación que ante Nos pende con el nº 10998/2007, interpuesto por la representación procesal de D. Salvador, Dª Nieves, D. Lorenzo, Pedro Antonio, D. Lucas, D. Pedro Enrique, y D.ª Julia, contra la sentencia dictada el 30 de abril de 2007, y aclarada por auto de fecha 16 de mayo siguiente, por la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, en el Rollo 24/06 correspondiente al sumario nº 26/2006 del Juzgado Central de Instrucción nº 4, que condenó a los recurrentes, como autores responsables de un delito de fabricación de moneda falsa, expendición de moneda falsa, falsificación de documento oficial, y delito continuado de estafa, habiendo sido partes en el presente procedimiento los recurrentes, representados, respectivamente, por los procuradores D. Javier Campal Crespo, D. Javier Pérez Castaño, Dª Mercedes Caro Bonilla, D. Silvino González Moreno y Dª María Luisa Estrugo Lozano; y como parte recurrida el Excmo. Sr. Fiscal, han dictado sentencia los Excmos. Sres. mencionados al margen, bajo ponencia de D. Francisco Monterde Ferrer que expresa el parecer de la Sala con arreglo a los siguientes:

ANTECEDENTES

1º.- El Juzgado Central de Instrucción nº 4 incoó sumario con el nº 26/2006, en cuya causa la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, tras celebrar juicio oral y público, dictó sentencia el 30 de abril de 2007, que contenía el siguiente Fallo:

"Que debemos de condenar y condenamos a los procesados Lucas, Julia como autores criminalmente responsables de: A) UN DELITO DE FABRICACIÓN DE MONEDA FALSA del art. 386, 1º y 387 del Código Penal , ya definido, sin la concurrencia de la circunstancia modificativa de la responsabilidad criminal a la pena de OCHO AÑOS DE PRISIÓN, con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena por aplicación del art. 56 del Código y al pago de 1/20 parte de las costas causadas en el procedimiento; B) Por UN DELITO CONTINUADO DE FALSIFICACIÓN DE DOCUMENTO OFICIAL de los arts. 74, 392 y 390.1 del Código Penal sin la concurrencia de la circunstancia modificativa de la responsabilidad criminal, a la pena de DOS AÑOS DE PRISIÓN Y MULTA DE DOCE MESES CON UNA CUOTA DE TRES EUROS DIARIOS con responsabilidad personal subsidiaria de un día de privación de libertad por cada dos cuotas diarias no satisfechas en caso de no satisfacción voluntaria de dicha multa según prescribe el art. 53 del Código Penal , con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena por aplicación del art. 56 del Código y al pago de 1/20 parte de las costas causadas en el procedimiento; Y C) Por UN DELITO CONTINUADO DE ESTAFA de los arts. 74, 248 y 249 del Código Penal sin la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal a la pena de TRES AÑOS DE PRISIÓN, con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena por aplicación del art. 56 del Código y al pago de 1/20 parte de las costas causadas en el procedimiento.

Que debemos de condenar y condenamos a los procesados Pedro Enrique, Lorenzo Y Pedro Antonio como autores criminalmente responsables de: A) UN DELITO DE EXPENDICIÓN DE MONEDA FALSA del art. 386,3º y 387 del Código Penal , ya definido, sin la concurrencia de la circunstancia modificativa de la responsabilidad criminal a la pena de CUATRO AÑOS DE PRISIÓN, con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena por aplicación del art. 56 del Código y al pago de 1/20 parte de las costas causadas en el procedimiento; B) Por UN DELITO CONTINUADO DE FALSIFICACIÓN DE DOCUMENTO OFICIAL de los arts. 74, 392 y 390.1 del Código Penal modificativa de la responsabilidad criminal, a la pena de DOS AÑOS DE PRISIÓN Y MULTA DE DOCE MESES CON UNA CUOTA DE TRES EUROS DIARIOS, con responsabilidad personal subsidiaria de un día de privación de libertad por cada dos cuotas diarias no satisfechas en caso de no satisfacción voluntaria de dicha multa según prescribe el art. 53 del Código Penal , con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena por aplicación del art. 56 del Código y al pago de 1/20 parte de las costas causadas en el procedimiento; y C) Por UN DELITO CONTINUADO DE ESTAFA de los arts. 74, 248 y 249 del Código Penal sin la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal a la pena de TRES AÑOS DE PRISIÓN, con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena por aplicación del art. 56 del Código y al pago de 1/20 parte de las costas causadas en el procedimiento.

Que debemos de condenar y condenamos a los procesados Salvador Y Nieves como autores criminalmente responsables de: A) UN DELITO DE EXPENDICIÓN DE MONEDA FALSA del art. 386,3º y 387 del Código Penal , ya definido, sin la concurrencia de la circunstancia modificativa de la responsabilidad criminal a la pena de CUATRO AÑOS DE PRISIÓN, con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena por aplicación del art. 56 del Código y al pago de 1/20 parte de las costas causadas en el procedimiento; y B) Por UN DELITO CONTINUADO DE ESTAFA de los arts. 74, 248 y 249 del Código Penal sin la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal a la pena de TRES AÑOS DE PRISIÓN, con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena por aplicación del art. 56 del Código y al pago de 1/20 parte de las costas causadas en el procedimiento.

Que debemos de condenar y condenamos al procesado Guillermo como autor criminalmente responsable de UN DELITO CONTINUADO DE FALSIFICACIÓN DE DOCUMENTO OFICIAL de los arts. 74, 392 y 390.1 del Código Penal sin la concurrencia de la circunstancia modificativa de la responsabilidad criminal, a la pena de DOS AÑOS DE PRISIÓN Y MULTA DE DOCE MESES CON UNA CUOTA DE TRES EUROS DIARIOS, con responsabilidad personal subsidiaria de un día de privación de libertad por cada dos cuotas diarias no satisfechas en caso de no satisfacción voluntaria de dicha multa según prescribe el art. 53 del Código Penal , con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena por aplicación del art. 56 del Código y al pago de 1/20 parte de las costas causadas en el procedimiento

En cuanto a la Responsabilidad Civil de los procesados Nieves, Salvador y Pedro Enrique indemnizarán conjunta y solidariamente al BBVA en la cantidad de 6.386,28 euros que dicho Banco abonó a los establecimientos de Madrid en los que dichos condenados efectuaron las compras con tarjetas falsificadas: en la JOYERÍA ORTEGA sita en la calle Ibiza nº 62 por la cantidad de 450 euros; en el establecimiento PISTOLETO sito en la C/ Narváez nº 37 por la cantidad de 323 euros; en el establecimiento SANCH TELECOM, sito en la calle Príncipe de Vergara nº 7 por la cantidad de 473,28 euros; en la JOYERÍA GERARD sita en la C/ Ibiza por la cantidad de 1.840 euros; en la JOYERÍA JOYPLA sita en la Calle Narváez nº 31 por la cantidad de 2.300 euros; en la JOYERÍA GILARRANZ por la cantidad de 1.000 euros. El procesado Lorenzo indemnizará al BBVA por la compra efectuada en el establecimiento THE PHONE HOUSE sito en el Centro Comercial Tres Aguas, en Alcorcón, por la cantidad de 987 euros. El procesado Pedro Antonio indemnizará al BBVA por la compra efectuada en la JOYERÍA SUPER ORO sita en la Calle Marcelo Usera de Madrid por la cantidad de 2.158,50 Euros.

Les será de abono, para el cumplimiento de la pena, el tiempo de prisión preventiva sufrido por esta causa.

Se decreta el comiso de todos los bienes, objetos y efectos intervenidos en la presente causa procedentes de la acción criminal, a los que se dará el destino legal".

2º.- En la citada sentencia se declararon probados los siguientes Hechos:

"APARECEN PROBADOS Y ASÍ EXPRESAMENTE SE DECLARAN que los procesados Lucas (alias Pelos), mayor de edad, sin antecedentes penales, privado de libertad por esta causa desde el 3 de agosto de 2004 hasta el día de la fecha en cuya situación privativa de libertad continúa, Julia, mayor de edad, sin antecedentes penales, en situación de libertad por eta causa de la que consta ha estado privada del 3 de agosto de 2004 al 8 de febrero de 2006, Salvador, mayor de edad, sin antecedentes penales, privado de libertad por esta causa desde el 3 de agosto de 2004 al 24 de noviembre de 2005, Nieves, mayor de edad, sin antecedentes penales, privada de libertad por esta causa desde el 3 de junio de 2005 al 23 de junio de 2005, Pedro Enrique, mayor de edad, sin antecedentes penales, privado de libertad por esta causa desde el 3 de agosto de 2004 al 24 de noviembre de 2005, Guillermo, mayor de edad, sin antecedentes penales, privado de libertad por esta causa desde el 23 al 26 de agosto de 2004, Lorenzo, mayor de edad, sin antecedentes penales, privado de libertad por esta causa desde el 23 de agosto de 2004 al 4 de noviembre de 2005, Pedro Antonio, mayor de edad, sin antecedentes penales, privado de libertad por esta causa desde el 3 de agosto de 2004 al 24 de noviembre de 2005, junto con otro menor de edad y los rebeldes Pedro Francisco y Roberto no juzgados en esta sentencia, formaron un grupo dedicado a la falsificación de tarjetas de crédito con el fin, con ánimo de lucro, hacer uso de las mismas en perjuicio de los legítimos titulares de ellas.

Para ello Lucas y Julia se encargaron de adquirir el material necesario para la clonación de las tarjetas de crédito. Así, el primero, identificándose con documentación a nombre de Pelos en la que constaba su fotografía, adquirió en la empresa STI sita en la Calle Medea nº 4 de Madrid, dedicada a la comercialización de maquinaria para la fabricación de tarjetas de crédito, entre el 27 de marzo de 2003 y el 8 de febrero de 2004, diverso material electrónico, entre otros, una máquina de Embrossing marca Z-3 apta para realizar relieves en las tarjetas de crédito, y una Jamelin, apta para dar color a las tarjetas, Software STI Card básico, 1.500 tarjetas con banda magnética en blanco, un lector manual pistas 1-2-3, un lector de bandas magnéticas pistas 1-2, impresora estampadora 0110042 Matica modelo Z3-d. Por su parte Julia adquirió en junio de 2003 en el establecimiento comercial TIEN 21 sito en la calle Loeches nº 7 de Arganda (Madrid) un ordenador portátil GENYS 2. 40 GB 512DDR DVD RW. Todos los aparatos los instalaron en el chalet nº NUM000 CALLE000, en la URBANIZACIÓN000 en la localidad de Nuevo Baztán, que ambos compartían y en la que Lucas se dedicaba a la falsificación de tarjetas.

Para obtener los códigos bancarios de las bandas magnéticas de tarjetas auténticas, Julia, junto con el resto de los procesados, colocaban en los cajeros automáticos de distintas entidades bancarias, lectores- grabadores de tarjetas, que luego Lucas trasladaba a las bandas magnéticas de las tarjetas que él falsificaba, encargándose el resto de utilizarlas adquiriendo diversos productos en comercios, o usándolas en cajeros automáticos, para lo cual se identificaban con documentación falsa elaborada igualmente por Lucas.

Iniciadas las investigaciones policiales con el fin de determinar la identidad de las personas integrantes del grupo, se autorizó judicialmente la intervención del teléfono nº NUM001 utilizado por Lucas, a la vez que se hizo un seguimiento policial de algunos de los procesados, por lo que se comprobó que el día 3 de agosto de 2004 Nieves, Salvador y Pedro Enrique, junto con otro menor de edad, se dirigieron a la zona de Doctor Ezquerdo de Madrid, donde se acercaron a distintos establecimientos en los que entraban Pedro Enrique y el menor, y tras adquirir distintos efectos, se los entregaba a los otros dos que se quedaban fuera, dando cobertura, en actitud vigilante, y marcándoles los establecimientos donde debían entrar. En concreto entraron en los siguientes establecimientos:

1.- En la Joyería Ortega, sita en la C/ Ibiza nº 62, sobre las 10,25 horas adquirieron una pulsera de oro por importe de 450 euros que abonaron mediante tarjeta de crédito nº NUM002 a nombre de Octavio, para lo cual el procesado Pedro Enrique se identificó con documento elaborado por Lucas con el nombre referido, firmando el ticket de compra. El titular legítimo de dicha tarjeta es Asunción y la banda magnética fue copiada en el cajero automático del BBVA del Paseo Zorrilla de Valladolid donde, entre los días 31 de julio y 1 de agosto de 2004 habían colocado un copiador- grabador de cintas magnéticas en el lector de apertura de la puerta del vestíbulo, habiéndose copiado varias tarjetas que fueron utilizadas el día 3 de agosto de 2006 en Madrid.

2.- En la tienda Vodafone sita en la C/ Ibiza nº 42 sobre las 10,45 horas intentaron adquirir tarjetas de recarga, abonándolas mediante el pago con dos tarjetas de crédito, desistiendo de la operación al no disponer del número PIN de las mismas.

3.- En el establecimiento PISTOLETO sito en la C/ Narváez nº 37 adquirieron efectos por importe de 323 Euros que abonaron con la tarjeta de crédito nº NUM003, si bien previamente habían intentado el pago mediante el uso de otras dos tarjetas que no fueron aceptadas por el datáfono, reteniéndolas el encargado del establecimiento que se las entregó posteriormente a la policía, siendo éstas las nº NUM004 y NUM005 a nombre de Rosendo.

4.- En el establecimiento SANCH TELECOM, sito en la C/ Príncipe de Vergara nº 7 en Madrid sobre las 11,44 horas adquirieron teléfonos móviles por importe de 473,28 euros que abonaron con la tarjeta nº NUM003 a nombre de Rosendo.

5.- En la joyería GERARD, sita en la C/ Ibiza, donde intentaron adquirir efectos, si bien no lo lograron, siendo identificado el menor por personal del establecimiento por haber adquirido el día 29 de julio de 2004 a las 10,50 efectos por importe de 1.840 euros que abonó mediante la tarjeta nº NUM006 a nombre de Rosendo.

6.- En la Joyería JOYPLA sita en la C/ Narváez nº 31, si bien no realizó compra alguna, pues el menor fue reconocido por los empleados del establecimiento como la persona que el día 30 de julio de 2004 efectuó una compra por valor de 2.000 euros que abonó mediante la tarjeta nº NUM006 y otra por importe de 300 euros que abonó con la tarjeta nº NUM007 ambas a nombre de Rosendo.

7.- En la Joyería GILARRANZ el día 28 de julio de 2004 sobre las 11,33 horas el menor adquirió efectos por importe de 1.000 euros que abonó mediante la tarjeta nº NUM006 a nombre de Rosendo.

Una vez comprobado lo anterior se procedió a la detención de los tres procesados y al menor, a los que se intervinieron los siguientes efectos:

1.- A Pedro Enrique: cuatro tarjetas de crédito VISA a nombre de Octavio nº NUM008, NUM009, NUM010 y NUM002, y un documento de identidad a nombre de Octavio con la fotografía de Pedro Enrique.

2.- A Nieves: dos tarjetas de crédito VISA nº NUM011 y NUM012, ambas a nombre de Rosendo, varias piezas de joyería y una cartera marca Levis.

3.- A Salvador: dos piezas de joyería.

4.- Al menor: una carta de identidad griega, que resultó ser falsa, a nombre de Rosendo con su fotografía y dos tarjetas de crédito VISA a nombre de Rosendo nº NUM006 y NUM003.

A continuación los efectivos policiales se dirigieron a Nuevo Batzán donde sobre las 16,45 horas se procedió a la detención de Lucas, quien se identificó como Pedro, y de Julia, cuando, tras conocer las detenciones que se habían producido, abandonaban precipitadamente el chalet nº NUM000 en la CALLE000 de la URBANIZACIÓN000, portando una maleta y varias bolsas. En el momento de las detenciones se les ocuparon los siguientes efectos:

1.- A Lucas: factura de compra de un ordenador marca GENYS en TIEN 21 de fecha 13 de junio de 2003 a nombre de Julia; permiso de conducir a nombre de Pedro; permiso de residencia y permiso de conducir internacional de Rumania nº NUM013 a nombre de Pedro con la fotografía de Lucas; y siete piezas de joyería de oro. También se le intervino una maleta que portaba conteniendo en su interior los siguientes efectos: 21 CD de software; pasaporte y permiso de conducir de Italia a nombre de Pelos con la fotografía de Lucas; 334 tarjetas blancas con banda magnética; caparazón conteniendo en su interior dispositivo electrónico; 2 caparazones conteniendo en su interior dispositivo electrónico de lectura de datos; lector de bandas magnéticas; dos dispositivos electrónicos; lector grabador magnético; teléfono móvil Nokia modelo 210 sin carcasa; 10 baterías para teléfonos móviles; dispositivo electrónico de archivo de vídeo, audio y foro; teclado digital de cajero; 10 rollos de cintas plásticas para la confección de tarjetas y documentación; sello para imitar la estampación de la retícula de documentación; tubo al parecer fluorescente en cuyo interior se encuentra alojado un dispositivo de cámara para emitir imágenes vía radio; máquina electrónica utilizada para la confección de tarjetas de crédito y documentación personal; 28 tarjetas de color oro con banda magnética; pasaporte griego a nombre de Regina con nº NUM014; cinta para máquina de grabar; sello falsificador con la estampación de las siglas DNI en varios tamaños, así como del escudo español; varios CD de software.

2.- A Julia: permiso de conducir internacional de Rumania; 2 folios a nombre de Julia de Caja Madrid pignorando joyas; factura de PONE HOUSE por la compra de un terminal Nokia 6600 así como de varias recargas electrónicas de AIRTEL por un importe total de 444 euros; reloj Radiant referencia 9021200 y nº 68, al parecer de oro; 17 anillos al parecer de oro; 2 juegos de pendientes, al parecer de oro, 2 pulseras al parecer de oro; 2 cadenas al parecer de oro; 6 colgantes al parecer de oro, uno de ellos con la inscripción Catherine 1/05/69; 605 euros; moneda de plata; documento de conducir a nombre de Jesús Luis, con la fotografía de Lucas; juego de llaves al parecer de un vehículo; y dos teléfonos móviles.

Acordada judicialmente la entrada y registro del chalet nº NUM000 en la CALLE000 de la URBANIZACIÓN000 ocupada por Lucas y por Julia, se ocuparon en su interior los siguientes efectos: impresora marca EPSON STYLUS PHOTO 1290; 2 tarjetas de residencia de Hungría a nombre de Salvador y de Nieves que resultaron ser auténticas; factura de SEP relativa a la citada impresora; series de número y letras autocopiativas marca Deladry con número de 12 y 18 series en total; 2 DNI españoles a nombre de Julia con nº NUM015; SCANNER HP SCAN JET 4500 c; antena vía radio; receptor de radiofrecuencia; sobre conteniendo factura original nº 04/1975 de la empresa STI y nota de entrega A04/1300 de la misma empresa; impresora HP deskjet 5550; Scanner HACER S2W 3300W; scanner BENQ; impresora EPSON Stylus modelo B162A; lupa de aumento con soporte; receptor de ondas de radio frecuencia con antena negra pegada; hojas para plastificar; cajas conteniendo juego de cuchillas; lámpara de ultravioleta; bolsa de basura con restos calcinados de bloque de tarjetas en las que se aprecia un dibujo del mapa de Norte América en azul; carta de identidad semicarbonizada a nombre de Adolfo; y bloque de tarjetas Mastercard.

Analizada la documentación y material informático intervenido se acreditó la participación en las actividades del grupo del resto de los procesados, por lo que se continuaron las investigaciones por la policía hasta llegar a conocer que los mismos se hospedaban en la Casa de Huéspedes Belmonte, sita en la Calle Ronda de Atocha nº 3, 3º centro en Madrid, ocupando las habitaciones nº NUM016, NUM017 y NUM018, por lo que el día 23 de agosto de 2004 efectivos policiales procedieron a la detención en las inmediaciones del referido establecimiento, junto con los procesados rebeldes y otro menor de edad, Lorenzo, Guillermo y Pedro Antonio.

Practicado el oportuno registro en las habitaciones que ocupaban los mismos en dicha Casa de Huéspedes, así como a ellos mismos, se les ocuparon los siguientes efectos:

1.- A Lorenzo; carta de identidad griega nº NUM019 a nombre de Abelardo con la foto de Lorenzo; tarjeta de crédito de BANCAJA CUSTON nº NUM020; tarjeta de crédito de BANCAJA CUSTON nº NUM021 a nombre de Abelardo; tarjeta de crédito del BBVA nº NUM022 a nombre de Abelardo, con un trozo de papel pegado en su parte superior con anotación manuscrita con los nº NUM023 y NUM024.

2.- A Pedro Antonio: una tarjeta de identidad griega nº NUM025 a nombre de Jose Daniel con la fotografía de Pedro Antonio; tarjeta de crédito BBVA nº NUM026 a nombre de Jose Daniel; tarjeta de crédito BBVA nº NUM027 a nombre de Jose Daniel; tarjeta de crédito BBVA nº NUM028 a nombre de Jose Daniel; tarjeta de crédito BANCAJA CUSTON nº NUM029 a nombre de Jose Daniel; tarjeta de crédito BANCAJA CUSTON nº NUM030 a nombre de Jose Daniel.

3.- A Guillermo: tarjeta de identidad francesa nº NUM031 a nombre de Ramón con la fotografía de Guillermo; carnet de conducir de Francia nº NUM032 a nombre de Ramón con la fotografía de Guillermo.

En la habitación nº NUM018 de la citada Casa de Huéspedes se ocuparon: una tarjeta de crédito de BANK COMERCIAL ELLADA sin numeración con un recorte de papel pegado con la inscripción manuscrita NUM033 = NUM034; una tarjeta de crédito de BANK COMERCIAL ELLADA sin numeración con un recorte de papel pegado con la inscripción manuscrita NUM035 = NUM036.

El día 20 de agosto de 2004 el procesado Lorenzo había adquirido en el establecimiento de Phone House, sito en el Centro Comercial Tres Aguas, en Alcorcón, dos efectos por importe de 549 euros y 438 euros que abonó con la tarjeta nº NUM028.

El día 21 de agosto de 2004 sobre las 11,53 horas el procesado Pedro Antonio había adquirido en la Joyería Super Oro, sita en la calle Marcelo Usera de Madrid, efectos por importe de 1.247 euros y 911,50 euros que abonó, tras identificarse con la tarjeta de identidad griega nº NUM025 a nombre de Jose Daniel, con la tarjeta de crédito nº NUM030.

El día 20 de agosto de 2004 el procesado Lorenzo intentó efectuar una compra en la Joyería Yagüe, sita en el Centro Comercial Gran Vía de Hortaleza en Madrid, con la tarjeta nº NUM027 a nombre de Jose Daniel.

Practicadas las oportunas pruebas periciales quedó acreditado que las tarjetas intervenidas eran íntegramente falsas al igual que los documentos de identidad antes reseñados, que habían sido falsificados por Lucas, quien disponía de los elementos necesarios para ello, incluidas fotografías de los procesales, en los archivos del ordenador que le fue intervenido, así como fotografías de documentaciones de diversos países, firmas y todo lo necesario para poder elaborar documentos que imitaban a los auténticos".

El auto de aclaración de fecha 16-5-07, señaló en su parte dispositiva: "Que debía de rectificar el error material apreciado en el folio 3 de la sentencia nº 16/2007 de 30 de abril de 2007 al consignarse como letrado de los procesados 1, 2 y 3 a D. Pedro Jiménez Valle cuando en realidad es D. Pedro Jiménez Villa".

3º.- Notificada la sentencia a las partes, la representación de los acusados D. Salvador, Dª Nieves, D. Lorenzo, Pedro Antonio, D. Lucas, D. Pedro Enrique, y D.ª Julia, anunciaron su propósito de interponer recurso de casación que se tuvo por preparado, emplazándose seguidamente a las partes para que hiciesen uso de su derecho ante esta Sala.

4º.- Por medio de escritos, que tuvieron entrada en la Secretaría de este Tribunal en 26, 27 y 28-9- 07, respectivamente, los procuradores: D. Silvino González Moreno, en nombre de D. Pedro Enrique; Dª Mª Luisa Estrugo Lozano, en nombre de Dª Julia; D. Javier Campal Crespo, representando a D. Salvador y a Dª Nieves; D. Javier Pérez Castaño Rivas, en nombre de D. Lorenzo y D. Pedro Antonio; y, la Procuradora Dª Mercedes Caro Bonilla en representación de D. Lucas (Pelos), interpusieron los anunciados recursos de casación articulados en los siguientes motivos:

D. Lucas:

Primero, por infracción del art. 18.3 CE , violación del derecho fundamental al secreto de las comunicaciones, al amparo del art. 5.4 LOPJ .

Segundo, al amparo del art. 5.4 LOPJ y 24 CE por considerar infringido dicho precepto en cuanto a la presunción de inocencia.

Tercero, por infracción de ley, al amparo del art. 849.1º LECr., por aplicación indebida de los arts. 386.1, 387 y 248 y 249 CP.

Cuarto, por infracción de ley, al amparo del art. 849.1º LECr., por aplicación indebida de los arts. 21.4, 21.6, 20.6, 21.6 CP.

Dª Julia:

Primero, al amparo del art. 5.4 LOPJ y 24 CE por considerar infringido dicho precepto en cuanto a la presunción de inocencia.

Segundo, por infracción de ley, al amparo del art. 849.1º LECr., por aplicación indebida de los arts. 387 y 28 CP .

Tercero, por infracción de ley, al amparo del art. 849.1º LECr., por aplicación indebida de los arts. 248, 249 y 74 CP .

Cuarto, por infracción de ley, al amparo del art. 849.1º LECr., por aplicación indebida de los arts. 390.1, 392 y 74 CP .

Quinto, por infracción del art. 18.3 CE , violación del derecho fundamental al secreto de las comunicaciones, al amparo del art. 5.4 LOPJ .

Sexto, por vulneración del derecho a la tutela judicial efectiva, por falta de motivación de la sentencia y de la extensión en que se han impuesto las penas, conforme a los arts. 5.4 LOPJ y 120.3 y 24.1 CE.

D. Salvador Y Dª Nieves:

Primero, al amparo del art. 5.4 LOPJ y 24 CE por considerar infringido dicho precepto en cuanto a la presunción de inocencia, así como falta de la motivación de la pena.

Segundo, al amparo del art. 5.4 LOPJ y 24 , por vulneración a un proceso público con todas las garantías.

Tercero, por infracción de ley, al amparo del art. 849.2º LECr., por error de hecho en la apreciación de la prueba.

Cuarto, por quebrantamiento de forma, al amparo del art. 851.1 LECr ., por manifiesta contradicción entre los hechos que se consideran probados.

Quinto, por infracción de ley, al amparo del art. 849.1º LECr., por aplicación indebida de los arts. 386.3º y 387 CP .

Sexto, por infracción de ley, al amparo del art. 849.1º LECr., por aplicación indebida de los arts. 248 y 249 CP .

D. Lorenzo Y D. Pedro Antonio:

Primero, al amparo del art. 5.4 LOPJ y 24 CE por considerar infringido dicho precepto en cuanto a la presunción de inocencia, así como falta de la motivación de la pena.

Segundo, por infracción de ley, al amparo del art. 849.1º LECr., por aplicación indebida de los arts. 386.3º y 387 CP .

Tercero, por infracción de ley, al amparo del art. 849.1º LECr., por aplicación indebida de los arts. 390.1 y 392 .

Cuarto, por infracción de ley, al amparo del art. 849.1º LECr., por aplicación indebida de los arts. 248 y 249 CP .

Quinto, por infracción de ley, al amparo del art. 849.2º LECr., por error de hecho en la apreciación de la prueba.

D. Pedro Enrique:

Primero, al amparo de los arts. 5.4 LOPJ y 24 CE por considerar infringido dicho precepto en cuanto a la presunción de inocencia, así como falta de la motivación de la pena.

Segundo, por quebrantamiento de forma, al amparo del art. 851 LECr ., por no expresar con la suficiente claridad los hechos que se consideran probados.

5º.- El Ministerio Fiscal, por medio de escrito fechado en 14-11-07, evacuando el trámite que se le confirió, y por la razones que adujo, interesó la inadmisión de todos los motivos de los recursos que, subsidiariamente, impugnó.

6º.- Por providencia de 28-1-08, se declaró el recurso admitido y concluso, señalándose para su deliberación y fallo el pasado día 12-2-08, dictándose ese día nueva providencia suspendiendo el señalamiento, de conformidad con las normas de reparto de la Sala, en su apartado a) (BOE de 30.12.06 ), procediéndose a nuevo señalamiento cuando por turno correspondiese, lo que se realizó en 23-4-08, en cuya fecha la Sala deliberó con el resultado decisorio que a continuación se expresa.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

RECURSO DE D. Lucas:

PRIMERO.- El primer motivo se articula por infracción del art. 18.3 CE , por violación del derecho fundamental al secreto de las comunicaciones, al amparo del art. 5.4 LOPJ .

Para el recurrente la intervención telefónica está plagada de nulidades, que por conexión de antijuricidad se extienden a las demás pruebas. Los indicios a que se refiere el art. 579.3 LECr ., han de superar el nivel de mera sospecha, estando proscritas por el TC las intervenciones prospectivas, apareciendo el recurrente de forma casual en los seguimientos inicialmente realizados sobre otros como Franco. El oficio policial solicitando la intervención no especifica el supuesto hecho ilícito. Se constata una ausencia total de los requisitos indispensables para el control judicial, custodia y cotejo de las cintas, transcripción con citación de las partes personadas y ausencia de prueba de voz para identificación de los interlocutores.

1. Al respecto, la Sala de instancia, en su fundamento de derecho primero (fº 14 y ss), después de citar la doctrina constitucional y jurisprudencial aplicable, llega a la conclusión de que el juzgado de instrucción había observado escrupulosamente las formalidades exigibles para las intervenciones y sus prórrogas, así como para las entradas y registros practicados.

Así, por lo que se refiere a la solicitud policial, el Tribunal a quo señala que: "El procedimiento origen de estas actuaciones nace en virtud de la solicitud formulada el 15 de junio de 2004 por la Brigada Provincial de Policía Judicial UDYCO Grupo XX de Madrid (folios 2 a 8) para la intervención, grabación, escucha y posicionamiento del teléfono móvil de la Compañía Vodafone 677-01-85- 04 de la que es usuario el identificado como Pelos así como la intervención de los mensajes de texto salientes y entrantes por dicho teléfono intervenido y a aquellos con los que se produzca el tráfico de llamadas, todo ello fundamentado en la investigación que se venía desarrollando por el Grupo XX de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado con la misión de investigar los ilícitos cometidos por individuos originarios de los países del este de Europa quienes instalados en nuestro país constituyen organizaciones que hacen del delito su "modus vivendi", especialmente a través de la falsificación de tarjetas de crédito, indicando expresamente que en el mes de Febrero de 2004 se desarrollo una operación en la que se detuvieron a varias personas que fueron puestas a disposición del Juzgado de Instrucción nº 1 de Getafe, y en el seguimiento de uno de los detenidos se observa que el mismo contacta con una persona con rasgos de países del este que iba a bordo de un vehículo Fiat Marea 7977CSB que posee una empresa de compraventa de vehículos y que posee un vehículo Volskwagen Passat de color rojo matrícula M-6225-KD en el que observan que van dos personas que el día 8 de marzo de 2004 se detiene en la calle Medea nº 4 edificio ECU y uno de los dos individuos permanece en el edificio unos veinte minutos saliendo de éste con una bolsa con el logotipo de la empresa STI introduciéndose en el coche siendo seguido por los investigadores policiales hasta la localidad de Nuevo Batzán, URBANIZACIÓN000 CALLE000 chalet NUM000 donde introducen el vehículo quedando en su interior, y realizadas gestiones en la empresa STI, sita en la calle Medea nº 4, piso 2º A que se dedica a la comercialización de productos y maquinaria para la fabricación y confección de tarjetas de débito y/o crédito, se le informó que el cliente que le hizo la operación aquel día era Pelos, nacido en Clui (Rumania) el 17.09.1967 con pasaporte italiano nº NUM037 correspondiendo la fotografía del mismo a la persona que iba a bordo del vehículo y que se bajó a realizar la compra".

El estudio directo de las presentes actuaciones permite comprobar la corrección de los razonamientos de la sentencia de instancia.

2. En cuanto al auto de 21-6-04 habilitante (fº 16 a 19 ), que correspondió a la solicitud policial que entendió fundada la sala de instancia, el mismo reúne los requisitos exigibles tanto constitucional, como jurisprudencialmente, y su estudio directo revela su correspondencia directa con la solicitud policial ya comentada, que se resume en su antecedente fáctico, en el que se efectúa una remisión directa "a los hechos que pasaba a exponer la misma, cuyo contenido -se dice- se da aquí por reproducido", y que en el escrito policial claramente se refiere a la falsificación de tarjetas de crédito, con la obtención de tarjetas vírgenes, de sus códigos y números PIN, y la grabación de su numeración, del nombre ficticio de su titular, así como la falsificación de documentos de identidad, obteniendo reintegros en los cajeros o adquiriendo fraudulentamente con tales tarjetas clonadas efectos diversos que son vendidos a terceras personas, incluso en el extranjero.

Repetidamente hemos dicho (Cfr. SSTS de 6-7-2007, nº 659/2007; de 14 de abril de 1998, núm. 534/98; de 27-11-1998, núm. 1240/1998 ) que la doctrina constitucional y jurisprudencial admite a los efectos de fundamentación fáctica, la integración de la motivación de la resolución judicial por remisión a las solicitudes policiales que dieron lugar a la autorización.

3. En cuanto al control judicial a partir de este momento, se realiza dando cuenta la Policía actuante, dentro de los plazos establecidos, de modo que -como expone el propio Tribunal de instancia- "Por el Grupo XX se presentó escrito en 14 de julio de 2004 (folios 23 a 26) en el que se daban cuenta al Juzgado de las gestiones practicadas indicando que el citado Pelos convive en su domicilio sito en URBANIZACIÓN000 CALLE000 chalet NUM000 con una mujer identificada como Mercedes y que el domicilio es frecuentado por otra mujer identificada como Julia nacida en Rumania el 5-11-68 y que de las escuchas realizadas y gestiones practicadas al respecto se dispone de indicios para determinar que el identificado como Pelos dispone de contactos, a nivel del territorio nacional, con otros individuos entre los que se encuentran los conocidos como "Salvador" y "Cachas" que se dedican a obtener los códigos de las tarjetas de crédito o débito en cajeros automáticos o establecimientos que posteriormente le son remitidos por vía aún desconocida para a continuación proceder a la falsificación de documentos y clonación de tarjetas de crédito o débito, dirigiéndose los interlocutores a Pelos como Pelos, Nieves, Lucas o Carlos Miguel, solicitando la prórroga de la intervención del antedicho teléfono móvil, acordándose dicha prórroga por un mes más en virtud de Auto del Juzgado Central de Instrucción nº 4 de 19 de Julio de 2004 . Por escrito de 28 de julio de 2007 del Grupo XX (folios 36 y 37) se informa al Juzgado de las investigaciones realizadas y escuchas del teléfono intervenido NUM001 señalando que Pelos utiliza también con carácter preferente el teléfono NUM038 interesando del Juzgado la intervención de este último teléfono que se acuerda por auto de 30 de julio de 2004 por tiempo de treinta días. Nuevo escrito del Grupo XX de 3 de agosto de 2004 (folios 49 a 52) en el que dan cuenta del curso de las investigaciones y de la identificación de personas sospechosas relacionadas con Pelos llamadas Nieves, Salvador y Pedro Enrique y Ricardo como personas las dos primeras que salieron del domicilio de Nuevo Batzán y las otras dos recogidas en la estación de ferrocarril de Poveda, interesando del Juzgado el mandamiento de entrada y registro del domicilio en URBANIZACIÓN000 chalet NUM000 domicilio habitual del detenido Salvador. Dictándose por el Juzgado Central el auto de 3 de agosto de 2004 (folios 55 a 57 ) autorizando la entrada y registro de dicho domicilio. Nueva petición del Grupo XX el 10 de agosto de 2004 (folios 495 a 498 Tomo II) para la intervención, grabación, escucha y posicionamiento de los teléfonos NUM039 y NUM040 cuyo usuario es el identificado como Iván que aparece relacionado con Pelos lo que motivó el auto de 17 de agosto de 2004 que autorizó la intervención de dichos teléfonos por treinta días. Nuevo oficio del Grupo XX el 23 de Agosto de 2004 solicitando del Juzgado el mandamiento de entrada y registro de las habitaciones nº NUM016, NUM017 y NUM018 de la Casa de Huéspedes Belmonte sita en la C/ Ronda de Atocha 3, 3º ctro. en Madrid para la detención de otras personas identificadas como ocupantes y relacionadas con los hechos, que se acordó mediante auto de 23 de agosto de 2004 (folios 534 a 539 ). Por oficio del Grupo XX de 24 de agosto de 2004 (folios 544 y 545) se interesó del Juzgado la prórroga de la intervención de los teléfonos móviles NUM039 y NUM040 cuyo usuario es el conocido como Iván que motivó el auto de 25 de agosto de 2004 con la prórroga por treinta días".

Por lo tanto, se puede coincidir con el Tribunal a quo en que se han observado por el Juzgado de instrucción nº 4 todas las formalidades de legalidad constitucional y ordinaria que le eran exigibles para las intervenciones y sus prórrogas y para los registros practicados, habiéndose efectuado el oportuno juicio de ponderación a partir de los indicios proporcionados por la Policía.

4. En cuanto a las transcripciones y cotejos sólo constituyen unas medidas facilitadoras del manejo de las cintas y su validez descansa, como más de una vez ha tenido oportunidad de declarar esta Sala (Cfr. STS de 27-11-2007, nº 982/2007 ), en la existencia de la totalidad de las grabaciones originales en sede judicial y a disposición de las partes para que puedan solicitar la audición, pruebas sobre voz y demás que estimen oportuno respecto a las mismas, porque el material probatorio son las cintas grabadas y no sus transcripciones. Las transcripciones puede hacerlas la Policía judicial o el Secretario, según ordene el juez. En este caso, fue el Grupo XX de la Brigada Provincial de Policía Judicial de la Policía Nacional la que se encargó de ello, teniendo en cuenta la necesidad de intervención del correspondiente traductor de rumano (fº 425, 492 y 494), de modo que la grabación en idioma rumano explica -ante su imposibilidad- la ausencia de cotejo entre el documento escrito y el sonoro por el Secretario judicial.

La disponibilidad para todas las partes de las grabaciones en las cintas masters originales consta en la causa, de modo que, aunque no fue solicitada su audición -con la intervención de intérprete- más que en la Vista del juicio oral (fº 461 vtº) por el Ministerio Fiscal, todos pudieron hacerlo; habiéndose llevado a cabo, finalmente, la lectura de las transcripciones, en los pasos indicados, obrantes a los fº 453 a 493 de las actuaciones, en el mismo acto.

Consecuentemente, el motivo ha de ser desestimado.

SEGUNDO.- El segundo motivo se ampara en el art. 5.4 LOPJ y 24 CE por considerar infringido dicho precepto en cuanto a la presunción de inocencia.

1. El recurrente sostiene que no hay prueba alguna de su participación en delito alguno de fabricación de moneda falsa o de estafa. Sostiene que el material informático que en un maleta se le ocupó no era suyo sino de otros dos individuos que con amenazas y malos tratos le obligaron a conservarlo en su poder, aunque, por no fiarse de él, le tenían prohibido que lo utilizara para la realización de tarjetas de crédito falsas.

Sostiene, igualmente, que la propia investigación policial revela que entre el material informático que se le encontró no existen lectores de bandas magnéticas que contengan datos o archivos sobre numeraciones bancarias y en los archivos encontrados en los ordenadores no se puede determinar si los datos contenidos en los mismos o en las tarjetas de crédito encontradas pueden corresponder a tarjetas bancarias emisoras que pudieran permitir la comprobación de la veracidad de la numeración y titularidad de los datos leídos sobre dichos archivos, pues no se hizo ninguna investigación a través del Servicio de Medios de Pago, tal como declararon los peritos de la Guardia Civil.

Y, en cuanto al delito de estafa, mantiene que no ha habido vigilancias a través de las cuales se haya podido constar que el recurrente realizara compras fraudulentas en establecimientos con las tarjetas; que no se le ha reconocido por ningún empleado como comprador; y que ningún indicio existe de que se hubiera lucrado con las compras realizadas por otros.

2. Realmente, el motivo esgrimido viene a suponer combatir el fallo por entender que los hechos no están probados, por no ser consecuencia de una actividad probatoria mínima y suficiente, razonablemente de cargo y revestida con todas las garantías constitucionales y procesales que la legitimen (STS de 12-2-92 ); o como ha declarado el TC (Sª 44/89, de 20 de febrero) "por faltar una adecuada actividad probatoria de cargo, realizada con todas las garantías, practicada en el juicio para hacer posible la contradicción y sin que los medios probatorios traídos al proceso se hayan obtenido violentando derechos o libertades fundamentales". De modo que una vez acreditada la existencia de tal probanza, su valoración es ya competencia del tribunal sentenciador (SSTS de 21-6-98 y de 9-4-03 ), conforme al art. 741 LECr ., no correspondiendo al tribunal de casación revisar la valoración efectuada en la instancia en conciencia (STC 126/86, de 22 de octubre ).

Por lo que se refiere a los indicios, la prueba indiciaria es aceptada por la doctrina jurisprudencial de esta Sala como hábil para enervar la presunción de inocencia. A través de esta clase de prueba, es posible afirmar la realidad de un hecho principal necesitado de prueba como conclusión de un razonamiento construido sobre la base de otros hechos, los indicios, que deben reunir una serie de condiciones. Estos requisitos han sido reiteradamente descritos por la jurisprudencia, con mayor o menor amplitud.

En definitiva, la jurisprudencia de esta Sala (SSTS núm. 1090/2002, de 11 de junio; 499/2003, de 4 de abril y de 27-10-2005, nº 1200), exige que el razonamiento se apoye en elementos de hecho y que éstos sean varios; que estén acreditados; que se relacionen reforzándose entre sí, y, desde el punto de vista formal, que el juicio de inferencia pueda considerarse razonable según las reglas del criterio humano, de forma que aparezca como la conclusión adecuada al razonamiento previo, y que la sentencia lo exprese. La razonabilidad del juicio de inferencia no supone la imposibilidad de otras versiones distintas de los hechos, de manera que el Tribunal haya debido inclinarse por la única certeza posible pero sí exige que no se opte por una ocurrencia fáctica basada en una inferencia débil, inconsistente o excesivamente abierta.

En cuanto a la ausencia de explicaciones verosímiles, la STS de 9 de junio de 1999, nº 918/1999 , señala que "no se trata, con la apreciación de este último indicio -o contraindicio- de valorar contra el acusado sus propias manifestaciones exculpatorias, ni de invertir la carga de la prueba, sino de constatar que existiendo prueba directa de los elementos objetivos del tipo delictivo, y una prueba indiciaria constitucionalmente válida, suficiente y convincente, acerca de la participación en el hecho del acusado, a dicha prueba no se le contrapone una explicación racional y mínimamente verosímil, sino que por el contrario las manifestaciones del acusado por su incoherencia interna y por su incredibilidad, no solamente no desvirtúan sino que refuerzan la convicción racionalmente deducida de la prueba practicada".

Y la STS 17-11-2000, nº 1755/2000 , recuerda que: "como señaló el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, en su sentencia Murray contra el Reino Unido, de 8 de febrero de 1996 , cuando existen pruebas de cargo suficientemente serias de la realización de un acto delictivo, la ausencia de una explicación alternativa por parte del acusado, explicación "reclamada" por la prueba de cargo y que solamente éste se encuentra en condiciones de proporcionar, puede permitir obtener la conclusión, por un simple razonamiento de sentido común, de que no existe explicación alternativa alguna".

3. En el caso que nos ocupa, tal como se expresa en el fundamento jurídico segundo de la sentencia impugnada, se han tenido en cuenta los siguientes elementos probatorios -cuya absoluta fidelidad a cuanto consta en el acta de la Vista se ha podido comprobar-:

A) La propia declaración del procesado Lucas: "Que está en España desde hace cuatro años y medio. Que fue detenido el 3 de agosto de 2004 cuando salía del chalet de la URBANIZACIÓN000. Que allí residía con Julia, con Mercedes él y dos hijos de estas, el de Mercedes y el de Julia. que tiene parentesco con uno de los acusados Salvador que es su hermano quien acababa de llegar al piso 3 días antes y que de Rumania había llegado hacia tres meses. Que cuando se le detuvo salía de su domicilio con Julia, que portaba solo una maleta no una bolsa. Que en la maleta llevaban un ordenador y material diverso para hacer tarjetas, que la maleta estaba en su casa preparada para usarla cuando hiciera falta. Que esa maleta la había preparado Iván y el material era de él. Que ese material era debido a que falsificaba documentos y pasaportes. Que lo había adquirido en la empresa STI que es una empresa que está en Madrid en a calle Nerea. Que puede ser que lo comprara en Marzo de 2003 como consta. Que en esa fecha empezó a falsificar documentos. Que se le ocupó una factura de un ordenador TIEN 21, que no lo compró él. Que le habían dado el dinero y le había dicho a Julia que lo comprara ella a plazlos porque él tenía los papeles mal. Que no usó ese ordenador para falsificar tarjetas. Que desde el principio habría hecho todo lo que le habían pedido. Que ha falsificado documentación, que él metía una tarjeta y luego salía colorada, pero la información de las tarjetas e información bancaria no la hacía él. Las habían hecho ellos porque no confiaban en él, que ellos tenían todo el poder. Que la policía lo pilló cuando tenía que entregar la maleta, que si hubiera sido suya hubiera quemado lo que había dentro y no le hubieran encontrado nada. Que del resto de los procesados conoce a su familia y a Julia, así como a Pedro Enrique. Que de los demás imputados los conoce sólo de fotografías, no por el nombre. Que tiene un vehículo Passat rojo. Que le detuvieron el 3 de agosto. Que el coche se lo dejó a su hermano para que recogiera a dos chicos, y que estos chicos eran Pedro Enrique y Pedro Antonio. Que tenía que llevarles a Madrid y dejarles allí, nada más. Que no les había entregado tarjetas falsas para que las utilizaran estos chicos. Que ha arreglado documentación para todo el mundo, que la documentación falsa sí la hacía, pero las tarjetas no porque no tenían confianza en él como para darle información de las tarjetas. Que no recuerda si hizo documentación falsa de Rosendo con la foto de esas personas. Que todo esto se lo mandaban Iván y Julián. Que con estas personas s relacionaba por teléfono, llamaban ellos o llamaba el dicente e iban a su casa. Que de las tarjetas le facilitaban los números y los guardaba en la maleta. Que el dinero puro de las tarjetas, que es como se gana dinero, no se lo pedían porque no tenían confianza; que no vivían con ellos, que era el dicente quien vivía con la maleta, que le llamaban y le decían que fuera a un sitio u otro con la maleta y le vigilaban para ver qué hacía. Que si todo lo que se hubiera encontrado fuera suyo, lo hubiera destruido todo. Que ellos tenían su aparato para grabar los datos. Que nadie le daba la información, ni él grababa las tarjetas. Respecto a los aparatos que se encuentran en su casa para grabar bandas magnéticas, un aparato de radio frecuencia y una antena, el acusado manifiesta que todo eso estaba en la maleta, era para acceso al ordenador, que no era porque Julia era la que colocaba los datos ni se quedara en la puerta comprobando nada; que muchos de esos elementos no eran para grabar la banda magnética..."

B) La declaración de la procesada Julia en el acto del juicio oral al indicar: "Que el día en que fue detenida vivía en el chalet. Que salió de casa porque iba a acompañar a Pelos (Lucas) al autobús porque se lo pidió y que ella iba a comprar tabaco, que le parecía que hacía cosas extrañas pero con certeza no sabía a qué se dedicaba. Que ella nunca vio nada porque nunca entró en la habitación. Que en el momento en que les detiene la policía le cogen para coger las llaves de la casa y retiran lo que tiene en el bolso y lo que llevaba él en su bandolera y por eso se junta todo, por ello se encontraron papeles suyos (de él) en su bolso, que nunca había visto el documento de conducir de Jesús Luis con su foto, que era la primera vez que lo veía en aquel momento. Que no conoce al resto de los procesados, solo a Nieves y al hermano de Pelos. Que nunca ha puesto dispositivos para copiar en los cajeros. Respecto a que los teléfonos están intervenidos y que hay varias conversaciones con Pelos y a qué se refería, la acusada manifiesta que no recuerda haber tenido esas conversaciones. Respecto a cuando hablan de que están buscando una batería de coche que no pese mucho y una bicicleta para poder dejarla y que no llame la atención, la acusada manifiesta que no lo recuerda. Respecto al teclado digital de cajero que fue encontrado en su casa, un tubo fluorescente con cámara de imagen y vídeo y un aparato de radiofrecuencia, la acusada no lo recuerda. Que no los ponía cerca de los cajeros, que nunca vio esos aparatos. Respecto al día de la detención solamente estuvo tirando la basura, no quemaron efectos porque estaban dentro de la casa y allí no se quemaba nada. Que Pelos solamente le pidió que le acompañara porque le habían llamado por teléfono y tenía que salir, pero no sabe a donde. Que adquirió un ordenador porque él se lo pidió, que lo abonó a plazos, que se lo entregó directamente a él, que cuando lo utilizó fue solamente para hacer unas traducciones de rumano a español y nada más. Que no vio nada porque no sabe abrir archivos, que sólo sabe entrar y salir y que no vio nada más... Respecto a por qué compro el ordenador a su nombre y con su NIE la acusada manifiesta que Pelos se lo pidió porque no tenía dinero para pagarlo al contado y como era la única que tenía tarjeta de residencia y nómina para pagarlo aplazado, que se hizo pago a tres meses. Que su tarjeta de residencia cree que caducaba en noviembre. Que este dinero para el pago del ordenador se lo daba Pelos, que lo metía en su cuenta bancaria y de ahí lo pagaba. Que si lo hubiera pagado al contado nunca se hubiera sabido su identidad, pero la posibilidad de pagar al contado no existía".

C) La declaración del policía nacional NUM041, instructor del atestado: "que las investigaciones se inician porque tienen información de una investigación anterior sobre personas del Este de Europa que se dedican a la falsificación de tarjetas, que conoce los lugares frecuentados por éstos y hacen el seguimiento de personas sospechosas y determinan que había un Volkswagen rojo que había sito utilizado anteriormente; que la persona que iba en el coche lo ven entrar en una empresa de venta de maquinaria electrónica para hacer tarjetas y por todo esto creen que podían estar haciendo tarjetas falsas. Que siguen a las personas que van en ese coche, que no saben quienes son y lo que les alerta es que van a esa tienda a comprar de forma legal maquinaria para hacer las tarjetas. Que recaban datos y les facilitan una documentación que cree recordar que alguna era italiana. Que en la tienda preguntan y le dan el móvil de una de esas personas, que investigan que el móvil está operativo y por ello solicitan la intervención judicial de dicho teléfono Que el coche que siguen es un Passat. Que la tienda a la que van se llama STI en la calle Medea. Que en esa empresa le dicen el nombre de la persona que ha comprado ese material. Que ellos hacían el seguimiento del coche, que entran en la tienda después de ver como compran ellos y les piden el número de teléfono móvil. Que como instructor supervisa toda la información, que una vez hacen las gestiones, por práctica policial y para no estar todo el tiempo detrás de ellos y que sospechen, no se les sigue durante todo el tiempo. Que de la intervención telefónica empieza a salir una serie de información como que hablaban en argot que indicaba que se estaband dedicando a la falsificación de tarjetas de crédito, que ese teléfono les lleva a otros teléfonos y así se va agrandando la red de teléfonos que localizan. Que al principio de la investigación surge Pelos y la mujer de éste. Que también surge otra persona que era Iván, persona que está sin identificar, y que era la persona a la que se le rendía cuentas. Que Iván a su vez rendía cuentas en Rumania. Que Pelos era la persona que tenía conocimientos técnicos y era la mano de obra. Que todas estas actas de intervenciones telefónicas eran en rumano y se hizo a través de la intérprete. Que Pelos era bastante autoritario. Que para ellos era evidente que hacía tarjetas y que Iván era el jefe, por los menos, en Madrid de esta organización".

Y, en relación con la investigación en el registro de Nuevo Baztán: "se le encuentran a Pelos muchos efectos dedicados única y exclusivamente a lectores de tarjetas, llamadas en su argot "gatas", tarjetas plásticas blancas o de colores metalizados para retirar dinero de los cajeros. Que también se le hace una serie de colores térmicos para poder usarlas en la tiendas. Que dentro de la casa había tarjetas quemadas porque como sospechan que están detrás de ellos intentan destruir pruebas. Que el proceso es muy sencillo y no hace falta muchos conocimientos, que consiguen las numeraciones a través de Rumania a "hackers" y con estas numeraciones se hace o que son las tres bandas y con unos cables y un software y un ordenador incluso pueden cambiar también el titular".

Y que: "a través de las conversaciones telefónicas llegan al convencimiento de que ese grupo estaba subordinado a otro, que las tarjetas de Pelos estaban subordinadas a lo que mandaba Iván. Por eso Pelos les daba tarjeta a los chicos por orden de Iván. Que cree que hicieron un seguimiento del teléfono de Iván. Que en uno de los registro aparece una documentación de Iván, que observaron como Iván contactaba con Pelos. Que apareció una documentación falsa a nombre de un rumano; que era una identidad falsa con la foto de Iván. Que como Pelos había sido detenido no se pudo saber más porque Iván cambió de número de teléfono. Que cuando se detuvo a Pelos se mostró colaborador, que en el sentido personal no hubo problema. Que en las entradas y registros Pelos les dio a entender que había gente por encima de Iván".

D) La declaración del policía nacional nº NUM042 que participó en las detenciones de Nuevo Baztán y en la Ronda de Atocha, reiterando lo manifestado por el instructor del atestado en cuanto al Volkswagen Passat y la compra de material informático en la empresa de la calle Medea, añadiendo: "Con los seguimientos les lleva al domicilio de Nuevo Baztán, ese mismo día en una de las vigilancias ven que dos personas se suben en el coche, un hombre y una mujer, y observan como salen del domicilio de Nuevo Baztán y recogen a otra persona más joven en la estación de La Poveda y empiezan a callejear por Madrid en tiendas de joyería y tiendas de telecomunicación; que uno de los compañeros iba a cada una de las tiendas para ver qué habían comprado y recoger los tickets; y que esto se lo comunica al instructor de las diligencias. Que al ver que no pertenecían a los titulares de las tarjetas les detienen en Madrid en la zona de Conde de Casal. Que las personas que van en el coche siempre iban conduciendo el mismo. Que las personas más mayores eran el hombre y la mujer, que iban siempre juntos y las otras personas van unas veces juntos y otras separados. Que cree recordar que el hombre y la mujer llegan a entrar en tiendas pero no sabe si llegan a hacer efectivas las compras porque a veces no funcionaban las tarjetas o porque quizá no se dio el caso cuando hacía él la vigilancia. Que se realizan distintas identificaciones vía fotográfica o bien con inmediatez cuando se han hecho las compras preguntando por las personas que acababan de salir del establecimiento, y que las gestiones sobre estas tarjetas de crédito las hacen a posteriori. Que les pidieron una copia de los tickets de estas compras por ser necesarios para las diligencias. Que se les ocupa diferentes piezas de joyería, documentos y tarjetas. Que la detención que efectuó el declarante cree que fue de una de las personas más jóvenes, quien llevaba un par de tarjetas y luego, en el vehículo o en el bolso de la mujer se encontraron documentaciones varias y tarjetas. Que había algunas tarjetas que estaban en el bolso, cree recordar, y que dentro del bolso o en el interior del vehículo había un libro y dentro de éste había varias tarjetas, que no sabe si en la guantera. Que se hace después un registro en Nuevo Baztán y se realizan detenciones. Que los jóvenes hablaban entre sí y van a diferentes sitios, que puede ser que intercambiaran cosas como un papel pero no lo recuerda exactamente".

E) La declaración del policía nacional NUM043 sobre que siguió a un Volkswagen rojo: "Que el lugar de seguimiento cree que empez

 
Leyas, investigaciones documentales
  • Aragón
  • Baleares
  • Cataluña
  • Galicia
  • La Rioja
  • Navarra
  • Pais Vasco

¿Te gustaría trabajar con nosotros?

Envíanos tu currículum.

RSS

 

Síguenos en: