dos modelos de firma

Fecha: 02/07/2009

En este caso, el abogado del demandante había presentado un informe pericial de parte confirmando que la firma del documento cuestionado (un aval) era de la persona avalista y el abogado del demandado presentaba otra pericial diciendo que su cliente no había firmado el aval.

Se pidió una tercera valoración a través de un perito designado judicialmente y comprobó que el demandado tenía dos modelos de firma diferentes y que efectivamente, era el autor de la firma dubitada.

"Juzgado de 1ª Instancia nº 10 de Gijón " 2009.

Juicio ordinario sobre reclamación de cantidad. Magistrado titular: Javier Alonso Alonso.

Fundamentos de Derecho:

TERCERO: la prueba practicada no deja lugar a dudas sobre la realidad de que el codemandado suscribió el documento aportado con la demanda en cuya virtud avalaba personal y solidariamente a la mercantil expresada en el pago de parte de la deuda que éste tenía contraída, en concreto hasta el importe de 12.000 euros a satisfacer en 10 pagos mensuales de igual cuantía. En efecto, la abierta y explícita negación de haber firmado aquel documento que se contiene en su contestación a la demanda y en la que insiste en el interrogatorio, no se concilia con el resultado de las pruebas practicadas, de cuya apreciación se extrae, sin ningún género de dudas, la realidad de esa suscripción por el interesado. Así ha de partirse de la evidencia de que el codemandado emplea dos tipos de firmas que, en su apariencia externa, son diferentes, cosa que viene a reconocer finalmente, de una manera indirecta, en su interrogatorio, cuando al exhibírsele los documentos aportados por la actora en la audiencia previa, reconoce expresamente haberlos suscrito.

Con ello, fácilmente se explica la conclusión que alcanza el informe pericial aportado a su instanciaen el que, comparando dos firmas completamente distintas en su apariencia externa, llega a la conclusión de que una y otra no han sido estampadas por la misma personay, con la misma facilidad se explica que en el informe aportado por la actora y en el emitido por la perito designada judicialmente, se llegue a la conclusión de que el debatido documento ha sido firmado por el interesado, ello partiendo fundamentalmente, de comparar la firma que presenta con aquellas que con presentar rasgos externos similares, tienen una autenticidad que no cabe negar, aunque sólo sea porque una de ellas se contiene en un documento oficial cual es la denuncia ante la Guardia Civil, presentada en su momento por el demandado y, en las demás, es éste mismo quien reconoce la suscripción, al punto de que por más que sean las diferencias entre estos dos tipos de rúbrica empleados, al decir de aquellos dos informes, existen similitudes que apuntan inequívocamente a su realización por la misma persona. Informes a cuyo resultado ha de estarse cuando se amparan en explicaciones científicas y objetivas no desvirtuadas, no existe circunstancia alguna que permita poner en entre dicho sus conclusiones, y a la par, no dejan de ser refrendados incluso por las manifestaciones de quien suscribía el informe aportado por el demandado, cuando ese profesional reconoce-que no podía ser de otra modo- que las únicas firmas que ha tenido a la vista son, en todos los casos, aquellas que presentan la misma tipología, sin concocimiento alguno de cualquier otra como la efectivamente, usada también por el interesado, al punto de que un somero examen de su apariencia externa le lleva a admitir como posible la identidad de unas y otras"

 
Leyas, investigaciones documentales
  • Aragón
  • Baleares
  • Cataluña
  • Galicia
  • La Rioja
  • Navarra
  • Pais Vasco

¿Te gustaría trabajar con nosotros?

Envíanos tu currículum.

RSS

 

Síguenos en: