Revisión del Museo de Misiles Titán | (Tucson, Arizona)

Si alguna vez se encuentra en el área de Tucson y busca algo completamente único, fascinante y revelador para hacer, no busque más allá del Museo de Misiles Titan en Green Valley, AZ, en las afueras de Tucson.

Es un sitio histórico que brinda a los visitantes un encuentro bastante escalofriante de cuán cerca estuvo el mundo de la Tercera Guerra Mundial.

En esta reseña, te diré todo lo que necesitas saber antes de visitar el museo para que puedas aprovechar al máximo tu visita.

¿Qué es el Museo del Misil Titán?

El Museo de Misiles Titan es un Monumento Histórico Nacional que alberga el único sitio Titan II que queda abierto al público.

Los misiles Titan II fueron los misiles terrestres más grandes jamás desplegados por los EE. UU. y cumplieron un propósito crucial durante la Guerra Fría.

Los complejos de lanzamiento Titan II, que albergaban las ojivas nucleares W-53, estuvieron “en alerta” desde 1963 hasta 1987 en un esfuerzo por mostrar a la Unión Soviética que la destrucción mutua asegurada sería inminente con el lanzamiento de uno de sus propios misiles nucleares.

Hoy, puede realizar una visita guiada por el sitio que le permite conocer de cerca un Titan II y también aprender cómo se podrían haber utilizado estos poderosos misiles durante la Guerra Fría.

Consejo: usa la aplicación gratuita MonederoFlo ¡para ayudarlo a viajar por el mundo gratis al encontrar las mejores tarjetas de crédito y promociones para viajes!

¿Dónde está el Museo de Misiles Titán?

El Museo de Misiles Titan está ubicado en: 1580 W Duval Mine Rd, Green Valley, AZ 85614.

Green Valley es una ciudad más pequeña al sur de Tucson que, según el lado de Tucson de donde vengas, solo te llevará entre 20 y 30 minutos llegar.

Otros sitios de Tucson:

  • Perritos calientes de Sonora en Tucson Guía definitiva
  • Monumento al centro comercial USS Arizona en Tucson

Acceso al Titan Missile Museum (precios y horarios)

El horario del Titan Missile Museum suele ser de 9:45 a. m. a 5:00 p. m.

En cuanto a los precios de las entradas para las visitas guiadas, esto es lo que puede esperar:

  • Adulto (Edades 13-64): $15.50
  • Adulto Residente del Condado de Pima: $14.50
  • Personas mayores (65+): $14.50 (Se requiere prueba de edad al momento del check-in)
  • Niño (Edades 0-4): $1.00
  • Junior (Edades 5-12): $12.50

Tan pronto como llegue, deberá registrarse en la recepción de la tienda de regalos.

Desafortunadamente, esto significa que es posible que deba esperar en la fila de clientes de la tienda de regalos antes de poder registrarse (que es lo único que cambiaría de esta experiencia).

Si llega temprano, hay algunas exhibiciones del museo para visitar conectadas a la tienda de regalos que cuentan parte de la historia de la Guerra Fría y le brindan una idea del poder de estas armas nucleares.

Esperaría hasta el final del recorrido para ver las exhibiciones solo porque las apreciará más.

Las visitas guiadas duran 45 minutos, pero hay una parte autoguiada opcional al final. En total, pasamos alrededor de una hora y 20 minutos recorriendo el museo, lo que creo que es una cantidad perfecta de tiempo.

Tienda de regalos del Museo de Misiles Titán

Historia del Museo de Misiles Titán

Después de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos y la Unión Soviética se enfrentaron durante más de cuatro décadas en lo que se conocería como la Guerra Fría.

Durante este tiempo, creció la tensión entre las naciones y la realidad de una guerra nuclear total se convirtió en una posibilidad real.

Como estrategia de disuasión, EE. UU. sabía que tenía que demostrarle a la Unión Soviética que tenía los medios para causar al menos tanta destrucción como la Unión Soviética, por lo que en 1960 comenzaron a construir 54 silos Titan II.

Estos misiles, conocidos por ser los misiles terrestres más grandes jamás desplegados por los EE. UU., eran extraordinariamente poderosos.

De hecho, en comparación con las bombas atómicas lanzadas durante la Segunda Guerra Mundial, eran unas 600 veces más poderosas.

Si eso no suena lo suficientemente impresionante, considere que también eran más poderosas que todas las bombas combinadas utilizadas por los combatientes en la Segunda Guerra Mundial.

Cada bomba individual podría acabar fácilmente con toda una ciudad importante.

Entonces, no solo estamos hablando de cosas de la Tercera Guerra Mundial aquí, estamos hablando del fin de la civilización tal como la conocemos.

lanzamiento de misiles titan iiImagen vía Titan Missile Museum.

Estos silos se construyeron bajo tierra para que pudieran resistir un posible ataque nuclear.

No serían capaces de sobrevivir a un ataque directo (la ojiva aterrizaba justo encima del complejo), pero no se sabía que los misiles soviéticos fueran muy precisos, por lo que tendrían una buena oportunidad de sobrevivir en caso de que un misil no alcanzara su objetivo.

Además, los misiles Titan II se diseñaron de manera diferente a los Titan I para garantizar que pudieran lanzarse mucho más rápido.

Estamos hablando de un tiempo de lanzamiento de menos de un minuto.

No solo podrían lanzarse más rápido, sino que después del lanzamiento, solo tardarían 30 minutos en alcanzar su objetivo.

Esto fue muy importante para el efecto de disuasión porque la Unión Soviética tenía que creer que EE. UU. era capaz de tomar represalias instantáneamente en caso de un ataque.

Por lo tanto, los silos estuvieron listos para funcionar las 24 horas del día y siempre “en alerta” durante la Guerra Fría entre 1963 y 1987.

Se desarrollaron muchos procesos para asegurar que los silos siempre pudieran recibir órdenes de lanzamiento.

Incluso si Washington fuera destruido, podrían recibir comandos para lanzamientos nucleares a través del “Espejo de vidrio”.

Ese fue un avión que actuó como un centro de comando en el cielo que voló constantemente durante 29 años alrededor de los EE. UU. para tener una forma de orquestar una respuesta a las amenazas nucleares, incluso si las bases en tierra fueran aniquiladas.

Si bien se construyeron 54 silos Titan II, estos no se ubicaron al azar en los EE. UU.

En cambio, había tres grupos de 18 misiles y se encontraron cerca de tres bases:

  • Base de la Fuerza Aérea Davis-Monthan cerca de Tucson, Arizona
  • Base de la Fuerza Aérea de Little Rock en Arkansas
  • Base de la Fuerza Aérea McConnell en Wichita, Kansas

Así que el silo en el Titan Missile Museum fue solo uno de muchos en el área de Tucson, aunque es el único que aún está disponible para visitar.

Mira el mapa a continuación para ver dónde estaban todos los demás.

Sitios de misiles Titan II Tucson Arizona

El complejo de lanzamiento particular del museo (Complejo de lanzamiento 571-7) se puso en alerta el 11 de noviembre de 1982.

Se realizaron esfuerzos inmediatos para preservar este lugar como museo, lo cual fue una tarea difícil porque había que convencer a partes como la Fuerza Aérea.

Pero gracias a mucho trabajo duro y acuerdos especiales con otras naciones, el Museo de Misiles Titán se abrió al público el 21 de mayo de 1986.

La experiencia del Museo de Misiles Titán

Introducción

Su primera parada será una pequeña habitación donde obtendrá una breve descripción general de lo que estaba sucediendo con la Guerra Fría y el propósito de estos misiles.

El gran tema aquí es MAD: destrucción mutua asegurada.

Debido a que había tantos de estos silos y eran tan poderosos con la capacidad de lanzarse rápidamente, cualquier fuerza opositora estaría segura de que EE. UU. respondería con un uso de fuerza igual, si no mayor, contra ellos después de un ataque nuclear.

Es una teoría sobre la que muchas personas han debatido los méritos, pero durante la Guerra Fría creo que demostró ser efectiva. Después de todo, pudimos evitar la Tercera Guerra Mundial.

Como algunos se referirán a él, fue “paz por disuasión”.

Teoría de la Destrucción Mutuamente Asegurada |  de Patrick Hollis |  MedioFoto vía Medio.

Nuestro guía turístico era un ex empleado que en realidad trabajaba en el silo y creo que al menos algunos de los otros guías también lo son.

En mi opinión, esto mejora seriamente el valor del recorrido, ya que no solo puede experimentar el silo usted mismo, sino también escuchar a alguien que vivió y respiró en ese espacio durante años.

Es verdaderamente historia viva.

Desciende al área de Blast Lock

Después del cortometraje, se dirigirá a la entrada del portal de acceso del complejo de misiles balísticos intercontinentales (ICBM) Titan II.

Es aquí donde ingresará al complejo en ruta hacia el área de Blast Lock.

Todo el complejo que visitará tiene un diseño bastante simple.

Básicamente, hay tres edificios que componen todo el complejo: 1) Silo de misiles, 2) Área de bloqueo de explosión y 3) Centro de control.

Visitarás el nivel dos del silo de misiles, el área de bloqueo de explosión y el nivel dos del Centro de control.

Para obtener más información sobre cada sección, puede haga clic aquí.

Diagrama complejo del Museo de Misiles TitánImagen vía Titan Missile Museum.

Más allá de la entrada del portal de acceso, le esperan unas escaleras.

Si bien el misil mide 103 pies de alto y todo el silo mide aproximadamente 150 pies, solo bajará 35 pies debajo de la superficie a través de 55 escalones de rejilla de metal, lo cual no es tan malo.

Nota: Tienen ascensor, no está disponible para visitantes.

Una vez que llegue al área de Blast Lock, encontrará las enormes puertas blindadas de acero de 3 toneladas que fueron diseñadas para proteger a la tripulación de una posible explosión nuclear.

Si mide más de 6 ‘2 ″ de altura, tenga cuidado con el techo porque es bastante ajustado. Mido 6’1 ″ y podía sentir que mi cabeza pasaba sin rozar el techo en los teleféricos.

Centro de control de lanzamiento

Su tercera parada será en el Centro de control de lanzamiento.

Aquí es donde puede ver todos los controles reales utilizados para lanzar uno de estos misiles.

Debido a que las decisiones y acciones eran tan “consecuentes” en esta sala, al menos dos miembros de la tripulación debían estar presentes en todo momento y uno de ellos debía ser un oficial.

Centro de comando del Museo de Misiles Titán

Se le informará sobre todo el proceso utilizado para lanzar estas ojivas nucleares y será testigo de cómo se habría visto y sonado en el centro de comando.

Para mí, esta fue la parte más genial de la gira.

Descubres que el proceso de lanzamiento es una secuencia llena de redundancia y decodificación con un poco de trucos de sala de escape.

Es un poco escalofriante escuchar las sirenas y los códigos nucleares sonando a través de los parlantes sabiendo que este tipo de alarma habría señalado un probable apocalipsis sobre la tierra.

Si quieres llevar tu experiencia a otro nivel, mi consejo sería que te coloques al frente de la fila antes de ingresar al Centro de control de lanzamiento para que puedas tomar uno de los asientos.

Esto no es para descansar, sino para asegurarse de que pueda representar personalmente lo que habría sido uno de los momentos más radicales en la historia del planeta.

El asiento en el medio está reservado para el comandante de la tripulación de combate de misiles (MCCC) y el asiento más cercano al costado de la pared está designado para el comandante adjunto de la tripulación de combate de misiles (DMCCC).

Si enganchas uno de los asientos, tienes la afortunada oportunidad de girar una de las llaves para iniciar el lanzamiento y marcharte con tu propia prueba personal de que lo lograste.

Centro de comando del Museo de Misiles Titán

El silo de misiles

Después de la sesión de lanzamiento, viajará por el teleférico hasta el nivel 2 del silo de misiles.

Todavía solo ves alrededor de un tercio del cohete cada vez que miras hacia arriba, pero es extremadamente interesante ver el cohete tan de cerca.

Misil del Museo de Misiles Titán

Una de las mejores historias de estos cohetes Titan II es que se utilizaron con fines científicos.

Específicamente, la NASA los usó para Proyecto Géminis — El segundo programa de vuelos espaciales tripulados de la NASA. Estos cohetes jugaron un papel importante en la carrera espacial y ayudaron con nuestra misión de ser el primer país en llevar a alguien a la luna.

Histórico - Cohete Titán IIImagen vía NASA.

Aparentemente, estos cohetes hicieron un ruido interesante cuando fueron lanzados. Vea si puede captar el ruido en el video a continuación.

De vuelta a la superficie

Después de un encuentro cercano con un Titan II, volverás a salir del búnker y tendrás la oportunidad de pasear e inspeccionar todos los objetos en la superficie. Cuidado con las serpientes de cascabel.

Desde arriba verás que puedes mirar hacia abajo y obtener una gran vista desde lo alto del misil Titán.

A más de 100 pies, es un camino bastante largo hacia abajo.

Notarás que la cubierta está bloqueada permanentemente en una posición entreabierta y que a la punta del misil (vehículo de reingreso) también le falta una sección, lo que te permite ver directamente.

Como aprenderá, estas fueron todas las condiciones requeridas por el acuerdo mutuo entre los EE. UU. y la Unión Soviética cuando desarmaron sus silos.

Los soviéticos necesitaban confiar en que este cohete no iba a ser lanzado repentinamente algún día y querían poder explorarlo ellos mismos usando sus propios satélites.

Misil del Museo de Misiles Titán

Mientras esté allí arriba, también aprenderá sobre todas las diferentes antenas configuradas para garantizar que las comunicaciones aún puedan tener lugar incluso después de una explosión nuclear.

También puede ver algunos de los motores, sistemas de radar y otros vehículos que se utilizaron en las instalaciones.

Tienda de regalos y exhibiciones

Después de ver todo lo que hay afuera, regresa y echa un vistazo a algunas de las exhibiciones en el centro de visitantes.

Tienen algunas cosas interesantes para ver y uno de los artefactos que se destacó fue una edición de la revista Life que contenía una carta de JFK que le decía al pueblo estadounidense qué hacer en caso de una pelea. Realmente no puedo imaginarme leyendo algo así.

última palabra

En general, valió la pena la visita. Es increíble pensar en la potencia que podían descargar estos misiles y la responsabilidad que tenía el personal dentro de estos silos.

Una visita a este museo lo obligará a reflexionar sobre lo cerca que estuvimos de la destrucción de la humanidad durante la Guerra Fría.

Pero también te hará repensar lo que significa mantener la paz mundial.

Deja un comentario